Relato porno Una tarde en la pileta con mi amigo xxx


Buscar Relatos porno ( Busqueda avanzada )

3.02 / 5 (265 votos)

Una tarde en la pileta con mi amigo

Categoría: Bisexual Comentarios: 0 Visto: 33018 veces

Ajustar texto: + - Publicado el 02/03/2016, por: Anonimo

¡ULTIMO DIA! SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION)

Hola gente, voy a ir al grano. Esto es algo que me pasó un verano muy caluroso en que yo estaba muy caliente. Vivía con la pija parada todo el día y me pajeaba todas las noches. Hacía varios meses que no tenía sexo y estaba desesperado. Soy heterosexual y me encantan las chicas, pero esa vez me pasó algo extraño. Un amigo de la infancia que llevaba varios años de haberse declarado gay me invitó a la pileta que tenía en su casa. A mí la homosexualidad nunca me había causado ni rechazo ni curiosidad y él nunca había manifestado ningún deseo de tener al algo conmigo. Así que fui.

Toqué el timbre y me atendió la hermana que es una yegua. Una mina tremenda. Petisa, un poco gordita, pero con unas tetas y un culo que rajan la tierra. Ese día estaba vestida con una remera con un escote muy pronunciado y uno de esos shorcitos con el corte que se ve la mitad del culo. Me abrió la puerta y cuando la saludé con un beso en la mejilla no pude evitar mirarle las gomas. Y, les soy sincero, se me recontra paró la pija. Creo que la mina se dio cuenta de que me la quería coger, creo que le miré las tetas tan fijo y con tanta cara de baboso que se pensó que la iba a violar ahí nomás. Se alejó y me dijo “pasá, Damián está en el fondo, yo me tengo que ir” (Damián es mi amigo). Ella encaró para la calle y yo no pude evitar darme vuelta para mirarle el culo. ¡Qué buen orto tenía la pedeja! ¡Qué ganas de llenarla de leche me daba! Se ve que otra vez me pasé de pajero, porque cuando levanté la mirada ella estaba mirándome desde la vereda. No sé qué cara puse pero ella se río. Eso me puso más al palo todavía. Tenía la pija descontrolada, se me movía de arriba abajo. Ella tenía una hermosa sonrisa, con unos dientes perfectos, unos labios gruesos y carnosos. Yo no podía dejar de pensar de lo hermoso que sería un pete de esa boca. Sin dejar de sonreír me dijo “cuando entrés, cerrá la puerta”. Hice lo que me dijo y entré a la casa. Estaba tan tan al palo que tuve la seguridad de que no me iba a aguantar la leche toda la tarde y le iba a tener que pedir a Damián que me deje ir al baño a pajearme en algún momento. Tenía la impresión de que podía llenar una piscina de leche. Así me dejó la mina.

Pasé al fondo y algo de lo que pasó en ese momento me inquietó. Estaba mi amigo sacando hojas de la pileta, en cuero y con una zunga puesta. En ese momento noté cosas que no había notado antes. Por ejemplo me llamó mucho la atención lo fuerte que estaba mi amigo. Los músculos de los brazos y las piernas, los pectorales, unos abdominales tremendamente marcados, y por la zunga se le notaba que no le faltaba nada de pija. En ese momento pensé que era simplemente una observación objetiva, que simplemente noté que tenía un cuerpo muy laburado y que si hubiera sido mina o gay me lo querría recontra garchar. Pero no me pasaba eso, o creía que no me pasaba, o lo quería creer. Me quedé mirándolo unos segundos. No sé por qué no le avisé que había llegado. Él no se dio cuenta y me dio la espalda. Lo que vi me gustó mucho. Damián tenía un culo zarpado, hermoso, muy parecido al de la hermana, hasta más grande. Yo venía con toda la leche y la pija parada y descontrolada. Pero esa imagen me dejó mil veces peor. ¡Qué buen orto, por dios! Pensé, ¡Te recontra cojo, Dami, te lleno ese culo divino de leche! Ahí Damián se dio cuenta que estaba y creo que él también se dio cuenta de que lo estaba mirando porque hizo exactamente lo mismo que la hermana: sonrío. Y yo me imaginé que esa boca me peteaba. Sí, definitivamente estaba teniendo un deseo homosexual y quería que se concretara. Lo saludé y me hice el que nada pasaba. Y pensé “voy al baño, me pajeo, y listo, se me pasa”, así que le pedí a Damián si podía ir al baño para cambiarme porque no había llevado puesta la ropa para nadar, pero él me dijo “cámbiate acá”. Yo no insistí. DESEABA que Damián me viera cambiarme, que me viera desnudarme. Lo quería calentar y dejarlo al palo como yo.

Mientras me cambiaba Damián se sentó en una reposera y me miró. Yo me saqué la remera y el pantalón. Ya en el bóxer se notaba lo parada que tenía la pija. Damián me la miraba fijamente, muy atrevido. Y a mí no me importo nada, ni siquiera disimulé un poco, me saqué el bóxer y la pija salió toda dura, con la cabeza afuera y se movía mucho. Damián me miraba fijamente. En un momento se mojó los labios con la lengua. Pero yo no me animé a nada todavía. Así que busqué el short en mi mochila y me lo puse. Seguía muy al palo y se notaba.

Damián se levantó de la reposera. También estaba muy al palo, con la zunga no lo podía disimular. Eso me calentaba mucho. “Una zunga te quedaría muy bien a vos” me dijo. Yo le miré fijo a donde tenía la pija parada y le respondí “no tanto como a vos”. Tenía muchísimas ganas de cogérmelo. No podía más. Lo quería poner bien en cuatro y culearlo bien fuerte. Hasta empezaba a tener deseos de chuparle bien la pija y que me acabara en la cara. Nunca me imaginé que podía desear algo así, pero era lo que me pasaba.

Nos pasamos la tarde nadando en la pileta. Cada tanto nos apoyábamos, nos manoseábamos la pija como al pasar, nos dimos un par de nalgadas, pero nada más. En un momento yo me animé a apoyarlo bien fuerte de atrás y agarrarle la cintura. Él por un momento se dejó, se notaba que lo disfrutaba. Pero en seguida se alejó, salió de la pileta y se tiró boca abajo en la reposera.

“¿qué pasó?” le pregunté

“me agarró frío” me dijo

“qué raro, yo estaba entrando en calor”

No me respondió. Yo había quedado muy caliente y con algo de vergüenza. Me quedé nadando pero lo miraba de reojo cada tanto. Llevaba varias horas erecto. Necesitaba descargar ya mismo. Y evidentemente a él le pasaba lo mismo, porque en un momento lo miré y no pude creer lo que veía. Estaba acostado boca abajo con la cola levantada, la zunga bajada a la altura de las rodillas y se estaba tocando la pija. ¡Se estaba pajeando el descarado! Se pajeaba fuerte y sin importarle nada. Yo me lo quedé mirando. Le vi la cara de calentura y placer. El culo grande y duro. La pija parada, grande, firme, dura, cabezona, con una cabeza para matarla a lambeteadas. Hasta que acabó. Mucha leche. Yo la quería toda en mi cara.

Ni bien terminó, se subió la zunga, se acercó a la pileta y me dijo que se iba a bañar, que en un toque venía. Yo salí de la pileta y me quedé unos minutos afuera. No muchos, cinco máximo. Primero pensé que podía aprovechar que Damián no estaba para pajearme yo también. Pero estaba muy inquieto. No quería descargar. Sabía que después de eso no me iba a animar a hacer nada y quería animarme, no quería arrugar, quería volver a mi casa habiéndole roto el culo y recibido en la cara la leche de Damián. Tuve una idea: entré a la casa y me acerqué al baño. Para mi sorpresa la puerta estaba entornada. Adentro se escuchaba la lluvia de la ducha y un murmullo muy leve. No podía entender lo que decía. Con suavidad empujé un poco la puerta y miré discretamente procurando permanecer escondido. La cortina de la ducha estaba completamente corrida. Damián estaba parado de perfil a la puerta, con el agua cayéndole encima, la pija muy parada, la cabecita afuera, y pajeándose otra vez. Con una mano se hacía una paja tradicional y con la otra se acariciaba la parte de debajo de los huevos, yendo y viniendo de ahí hasta el culo. En un momento, sin dejar de pajearse tiró la cola para atrás, y se empezó a meter un dedo en el culo, primero de a poquito, suave, sólo la puntita, pero enseguida empezó a meterlo y sacarlo a un ritmo muy veloz. Eso ya me calentó mucho. Si no descargaba los huevos me iban a explotar. Y entonces empezó a levantar el volumen de sus gemidos. Casi gritaba. Y yo empecé a entender todo lo que decía. Me estaba mencionado. Decía “sí, cógeme, rómpeme todo, dame tu pija, papi, enterramela en el orto, duro, duro, fuerte, asiiii”.

Todo eso era demasiado para mí, yo estaba arrodillado en el suelo, me había metido la mano adentro del short de baño y me estaba empezando a tocar. No podía ser casual todo lo que pasaba. Damián me hizo cambiarme delante de él, me miró la pija, me la tocó, se dejó apoyar, se hizo la paja adelante mío, se metió al baño con la puerta abierta, la cortina corrida, y ahora se pajeaba, decía mi nombre y todo lo que quería que le hiciera. Lo único que tenía que hacer yo era sacarme todo, entrar al baño, y cogérmelo como nunca se lo habían cogido antes, llenarle el culo de leche, chuparle la pija, recibir toda su lechita en la cara. Pero no me animaba. Era terrible, no podía animarme a cogerme a mi amigo puto, entregado y desesperado.

En vez de eso me saqué el short y empecé a pajearme y a gemir yo también. “sí, tomá” dije primero, en voz baja pero bien claro para que me entendiera. Y empecé a levantar la voz “¿te gusta mi pija no?”. Y Damián respondió “sí, me encanta, ay, me encanta, ayyyyy siiii, dale, asíiii”. Había empezado a gritar el hijo de puta. Yo estaba muy muy al palo. No aguantaba más. Seguí su jueguito morboso: “si, tomáaa tomáaaaa, ahhh ahhhh ahhh siiiiiii” grité. Estaba por acabar pero lo retuve un segundo porque me di cuenta que él también iba a acabar. En menos de un minuto acabamos los dos juntos con un sonoro “ahhhhhhhhhhh”.

Yo me tiré a un costado todavía sin tomar conciencia todavía de lo que acababa de pasar. Cerré los ojos un segundo y los volví a abrir. Lo que vi me paralizó el corazón. La hermana de Damián me miraba desde el otro lado de la sala, la misma tetona y culo con terrible cara de petera tragaleche que me dejó bien al palo cuando llegué a la casa. Me miraba en silencio. Supe que había estado ahí todo el tiempo, mirando absolutamente todo lo que pasó. Si la situación no me había generado adrenalina hasta entonces, ahora sí que empecé a transpirar.

La semana que viene publico lo que falta de la historia…

SEXSHOP OFERTAS DEL 60% DESCUENTO SOLO HOY (TODOS LOS ENVIOS GRATIS Y CON MAXIMA DISCRECION)

Últimos Comentarios Agregados

No hay comentarios para este relato

Escribir comentario

Debes ser un usuario registrado para poder comentar y votar. Registrate Aquí.
PUBLICIDAD
ENTRA AQUI Y TEN UNA AVENTURA CON GENTE DE TU ENTORNO
X

Reportar relato

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

Online porn video at mobile phone


porristas xxxwendy pornorelatos eroricosrelatos erotismos cortas pdfrelatos eroticos primera vezmadre e hijo incestorelatos eroticos madurasrelatos eroticos sobrinaxxx gay padre e hijoesposos cornudosme cojo a mamamadre hijo xxxporno gay con mi paparelatos eroticos de sexorelatos eroticos ginecologocojiendo a mi madreamor xxxrelatos eroticos con mi suegrorealtos eroticosrelatos eroticos en la escuelaporno preparelatos eroticos suegrarelatos eroticos sobrinaxxx maestrasrelatos eroticos todorelatos eroticos dinerorelatos eroticos dominacionme cogi a mi tiarelato eroticosmadre e hija pornrelatos eroticos sdpasenora chichonasexo relatorelatos eeoticosrelatos eroticos de mujeres infielesrelatos eroticos prohibidosrelatos eroricos gayninera xxxcogiendo.ala.primame coji a mi amigarelatos eroticos madurasrelatos eroticos de madurasfollando con caballorelatos eroticasxxx mi mamarelatos eroticos infidelidadcojiendome ami hermanarelatos eroticos enfemeninorelatos eroticos madurasvideo relatos eroticosorgias analessexo gay con mi paparelatos eroticos para masturbarserelatos eroticos madurasaudio relatos eroticosrelatos eroticos de incestoxxx gay incestomi prima en tangarelatos eroticos tangaporrista xxxrelatod eroticosrelatos de madurasrelatos eroticos mexicanosinsesto con mi hermanarelatos incesto gaymadre y hija xxxcogiendo a la cunadarelatos eroticos straponrelatos en el metroconfesiones xxxporno gay relatosrelatos eroticos doctorrelatos eroticos gay incestosexo con mi hermana dormidarelatos eroticos nudismoporno con mi tiorelatos eroticos xxxxxx intensorelatos eroticos de sobrinastrios lesbicosrelatos eroticos con audiorio pornover zoofiliami prima en tangarelatos eroticos esposascojiendo en la oficinarelatos eroticos en el metrorelatos eroticos gratisrelatos-eroticoshistorias de sexo incestoporno con la mama de mi amigome cogi a mi madrerelatos eroticos transexualessuegras golosascunadas infielesrelatos eroticos 2016relatos eroticos jovencitasme coji ami hermanaclub swinger cdmxrelatos eroticos mama